Llamar al: (502) 2205-0050

atención 8 a.m. a 6 p.m.

5923-3825

Servicio disponible 24 horas

AMBLIOPÍA

Escrito por: Dra. Ana Raquel Hernández Cospin
Oftamologa Pediatra - Visión Integral

La Ambliopía, comúnmente llamada “ojo perezoso” u “ojo haragán” es la causa más común de afección visual de un sólo ojo en niños, adolescentes y adultos jóvenes.


Esta es causada por defectos refractivos disparejos o desiguales entre los dos ojos: ya sea por estrabismo (ojos desviados o torcidos), por deprivación (obstrucción del eje visual), o por un mecanismo combinado.

En otras palabras, la ambliopía es la presencia de un ojo anatómica y estructuralmente normal pero que no ve. Esto se produce debido a un “bloqueo” por parte del cerebro en la recepción de las imágenes que vienen borrosas o duplicadas de parte del ojo afectado. Se cierra la vía por la cual el cerebro recibe la información y por lo tanto no se procesa esa información.

Actualmente, existe una mayor conciencia del problema y mejores técnicas para la detección en niños que están en riesgo de padecer ambliopía. Si conocemos las causas, se buscan con mayor eficiencia.

Las causas de ambliopía se pueden dividir en 3 grandes grupos:
1) Ambliopía refractiva
2) Ambliopía por estrabismo
3) Ambliopía por deprivación

Ambliopía Refractiva:
Esta se debe principalmente a una diferencia de graduación entre los ojos. La diferencia hace que el ojo con mayor graduación vea borroso por lo que el cerebro bloquea la llegada de esas imágenes. Existen otras condiciones externas que pueden provocar una diferencia significativa en la refracción como chalaziones, hemangiomas, quistes dermoides y ptosis palpebral entre otras.

Ambliopía por Estrabismo:
Es la causa más común de ambliopía. Se debe a que el cerebro recibe imágenes distintas de cada uno de los ojos y no las puede fusionar lo que le causa confusión. El cerebro decide suprimir la imagen de un ojo lo que da como resultado la pérdida de la función binocular y estereopsis. Estas son las funciones visuales que nos permiten ver en tercera dimensión.

Ambliopía por Deprivación:
Esta resulta de la oclusión de la pupila, o eje visual y de la falta de estimulación. Esto se observa cuando hay opacidad de medios (cataratas, leucomas, tumores), ptosis, y parcheo excesivo. Es la causa menos frecuente de ambliopía pero la que tiene el potencial de causar ambliopías más severas y profundas lo que hace que la recuperación visual sea más difícil.

Examen clínico para detectar Ambliopía:
La ambliopía responde muy bien al tratamiento si la terapia se inicia a temprana edad pero si el tratamiento se retrasa puede dejar un déficit visual severo. Muchas de las condiciones que causan ambliopía pueden ser difíciles de detectar en niños menores de 5 años. La Academia Americana de Pediatría recomienda que la revisión de la visión se inicie después del nacimiento y continúe como parte del chequeo médico anual de rutina.

A todos los recién nacidos se les debe buscar opacidad de medios con pruebas específicas. Además, si hay historia familiar de cataratas congénitas, retinoblastoma o enfermedades metabólicas, deben ser evaluados por un oftalmólogo pediátrico bajo dilatación pupilar. La mejor forma de tratar la ambliopía es la prevención y por eso se recomienda el tamizaje (examen clínico general) en las escuelas o centros educativos desde los primeros años escolares y en niños pre-verbales.

Tratamiento de la Ambliopía:
El primer paso es proveer una imagen retineana clara para el ojo en cuestión. Esto se logra a través de anteojos, cirugía de estrabismo, cirugía de cataratas o tratamiento de la condición que cause la ambliopía. El segundo paso es el parcheo u oclusión del ojo dominante. Esto se hace para reestablecer las conexiones visuales. El parcheo es la clave del tratamiento de la ambliopía y es la forma más segura y efectiva para hacerlo.

El parcheo es superior a otras técnicas con medicamentos y otras conductas. El éxito del parcheo va relacionado con la cantidad de horas que el ojo permanece parchado. El cumplimiento del parcheo es variable debido a temas físicos, visuales, sociales y psicológicos que se ven afectados y asociados durante el parcheo.

Es importante el plan educacional a los padres para que comprendan la relevancia del tratamiento y para que sean el principal soporte y apoyo de su hijo. El impacto psicosocial que un paciente ambliope puede tener, justifica todos los esfuerzos que se puedan realizar para tratar de reducir la cantidad de personas ambliopes.

El tratamiento debe empezarse a temprana edad (antes de los 4 años) por lo que el tamizaje de los niños menores de 4 años es algo que debe tener prioridad en las instituciones que proveen salud y educación.

Regresar
Visión Integral es una clínica oftalmológica privada ubicada en la ciudad de Guatemala. Somos un equipo de 9 especialistas graduados de las mejores Universidades de Guatemala, Estados Unidos y Canadá que trabajamos juntos desde 1987. Valoramos sobretodo su salud integral.

contáctenos

ATENCIÓN: La información publicada aquí no tiene el propósito de reemplazar el diagnóstico, tratamiento o consejo de un médico profesional. Usted siempre debe consultar a un profesional de la salud con las preguntas específicas sobre alguna condición médica.