Llamar al: (502) 2205-0050

atención 8 a.m. a 6 p.m.

5923-3825

Servicio disponible 24 horas

La diabetes y los ojos

Don José era un hombre saludable de 52 años. Le gustaba la buena y abundante comida y una copita de vino de vez en cuando. Había sido muy activo y tenía muy buena visión. Solamente usaba anteojos para leer.

Un día, se dió cuenta que estaba tomando más agua de lo habitual y que la necesidad de orinar también había aumentado de frecuencia. Al principio no le puso mucha atención, pero de pronto notó que ya no podía leer con sus anteojos, a pesar de haberlos obtenido solamente un par de meses atrás. Es más, ya no podía ver claramente la televisión y el manejar su automóvil se volvió muy difícil por la visión borrosa que ahora tenía.

Se asustó mucho y al visitar a su médico encontraron que sus niveles de azúcar en la sangre estaban muy elevados. Tenia 450 mg. en ayunas. Su médico le explicó que estaba iniciando una diabetes que explicaba todos sus síntomas.

Entonces, don José recordó que su abuelita materna y una tía habían sido diabéticas. No pasó nunca por su mente la posibilidad de que él podría llegar a ser diabético.

Efectivamente, la disminución brusca de la visión es el resultado de la elevación drástica de los niveles sanguíneos de azúcar (glucosa). Lo que ocurre es que una parte importante de nuestros ojos, se altera de tal manera que la visión se vuelve borrosa, imprecisa. Esta parte del ojo es el cristalino (que es una lente natural de nuestros ojos), que expuestos a niveles altos de azúcar cambia su forma (“se hincha”), con lo que se pierde el enfoque de las imágenes.

Esto asusta mucho al paciente, pero generalmente, la visión vuelve a su normalidad al normalizar los valores de la glucosa en la sangre. Usualmente toma de 6 a 10 semanas para que el cristalino regrese a su forma previa y la visión se va recuperando paulatinamente.

Este proceso suele presentarse al inicio de la diabetes o bien cuando el paciente diabético se descontrola, por alguna razón y sus niveles de glucosa suben bruscamente.

La diabetes también puede afectar los tejidos del ojo en el largo plazo, ya que es una enfermedad crónica.

Las complicaciones de este tipo comprometen la visión seriamente y requieren de tratamientos específicos, que pueden ser de tipo medicamentoso, quirúrgico o aplicaciones de láser o alguna combinación de ellos.

Entre las complicaciones de la diabetes que más comprometen la visión encontramos:
a. La catarata: que es la opacificación del cristalino (lente natural del ojo).

b. La retinopatía diabética: que está relacionada con los cambios de la micro circulación de la retina.

c. Las hemorragias en el humor Vítreo: que normalmente es transparente y la presencia de sangre lo vuelve turbio y opaco.

d. El edema macular: es la exudación (depósitos de líquido y proteínas) en los tejidos de la mácula (que es la parte central de retina, responsable de la visión de detalle fino – lectura).

e. El glaucoma: es el daño progresivo el nervio óptico relacionado con el aumento de la presión intraocular.

f. La neuropatía diabética: que se presenta como 1. Parálisis de los músculos extra-oculares produciendo visión doble, y 2. Neuritis del nervio óptico con una disminución drástica de la visión.

En conclusión, podemos decir que la diabetes afecta nuestros ojos (sí como todos los órganos de nuestro cuerpo) desde el inicio, como le ocurrió a Don José de nuestra historia inicial. La diabetes puede llegar a causar lesiones graves que afectan seriamente la visión.
Recomendaciones para prevenir daño de la visión por la diabetes
1. Consultar a su médico si tiene: antecedentes familiares de diabetes, sobrepeso, disminución brusca de la visión, aumento de la sed y la necesidad de orinar.
2. Si usted es diabético, debe estar consciente de la posibilidad de afección de sus ojos, aunque la visión permanezca normal. Por lo que debe prestar atención a pequeños cambios en su visión.
3. Hacerse examinar sus ojos periódicamente por un oftalmólogo, por lo menos una vez al año o como lo indique su oftalmólogo.

La mejor forma de prevenir los problemas oculares relacionados con la diabetes es tratar de mantener los niveles sanguíneos de glucosa dentro de límites normales, y la revisión periódica, ya que la detección temprana de las lesiones oculares hace posible un buen tratamiento. Esto evita que progresen y afecten la visión.

Regresar
Visión Integral es una clínica oftalmológica privada ubicada en la ciudad de Guatemala. Somos un equipo de 9 especialistas graduados de las mejores Universidades de Guatemala, Estados Unidos y Canadá que trabajamos juntos desde 1987. Valoramos sobretodo su salud integral.

contáctenos

ATENCIÓN: La información publicada aquí no tiene el propósito de reemplazar el diagnóstico, tratamiento o consejo de un médico profesional. Usted siempre debe consultar a un profesional de la salud con las preguntas específicas sobre alguna condición médica.