Llamar al: (502) 2205-0050

atención 8 a.m. a 6 p.m.

5923-3825

Servicio disponible 24 horas

Queratocono y Cross Linking

por la Dra. Eileen Rinze
La palabra queratocono se deriva del griego κερaτο – córnea y κϖνος – cono. Esta condición se presenta en 1 de cada 2,000 personas.

La córnea es uno de los lentes del ojo y se encuentra en la porción de enfrente del mismo. Para que una persona pueda ver correctamente con o sin gafas, la córnea debe tener una forma más o menos esférica. En el caso de un queratocono, el paciente mira mal debido a la alteración en la forma de la córnea, que en lugar de ser como un domo se parece a un volcán.

¿POR QUÉ SE PRODUCE EL QUERATOCONO?

Se desconoce la causa exacta de esta enfermedad. Se ha visto que tiene cierto componente genético ya que hay familias con queratocono. Es más frecuente en ciertas enfermedades con alteración de la colágena como Ehlers-Danlos. Está fuertemente asociado con alergias oculares, ya que el frotamiento o rascado de los párpados deforma y debilita la córnea, lo que puede dar paso a la formación y progresión de un queratocono.

¿QUÉ ES LO QUE SUCEDE EN EL QUERATOCONO?

Se ha visto que las fibras de colágeno de la córnea en pacientes con queratocono tienen uniones débiles entre ellas y esto hace que sea menos rígida, lo que da paso a que ésta se adelgace y cambie de forma.
Generalmente la enfermedad empieza en la adolescencia y progresa hasta más o menos los 25 años, cuando en la mayoría de casos se estabiliza.
 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL QUERATOCONO?

Lo principal es la evaluación oftalmológica desde la niñez. Especialmente si hay alguien en la familia con queratocono.
Hay ciertos hallazgos que deben hacer sospechar de un queratocono, como astigmatismos muy altos, graduaciones muy diferentes entre un ojo y otro que aumenten con rapidez o aquellas que ya no se logran corregir con gafas.

Cuando su oftalmólogo sospecha la presencia de un queratocono, le solicitará ciertos exámenes para confirmar el diagnóstico. Generalmente incluyen una medición del grosor de las córneas (que sirve para ver qué tan delgadas están) y un mapa de relieve de las mismas (que muestra la forma y ubicación del queratocono). Estos estudios definen que tan avanzada está la enfermedad.

OPCIONES DE TRATAMIENTO PARA EL QUERATOCONO

Las opciones de tratamiento del queratocono varían dependiendo de muchos factores. Lo principal es evitar la progresión. Si se detecta cuando está empezando, existe una forma de detenerlo o desacelerar el proceso. Se puede desacelerar la progresión del queratocono gracias al “cross linking”, que consiste en tratar la córnea con riboflavina (Vitamina B) y luz ultravioleta, lo que la vuelve más rígida y estable, ya que crea más enlaces entre la fibras de colágeno.

Para mejorar la visión en estos pacientes, la mejor opción son los lentes de contacto. Estos pueden ser: blandos para casos leves, rígidos corneales y semirígidos corneoesclerales para casi todos los casos. Se puede llegar a colocar un lente escleral en casos muy avanzados. Es importante saber que un lente no va a evitar la progresión de la enfermedad.

Si la enfermedad está avanzando y/o no se logra adaptar un lente de contacto, está indicada la cirugía. Entre estas tenemos la colocación de anillos intraestromales (Kerarings e Intacs) que mejoran la forma de la córnea, y por ende reducen el astigmatismo y la miopía causada por el queratocono. Es importante recalcar que siempre se necesitan gafas o lentes de contacto para mejorar la visión de forma definitiva.

EL TRANSPLANTE DE CORNEA COMO TRATAMIENTO DE QUERATOCONO

En los casos que están muy avanzados, que ya tienen cicatrices y no existen formas de corregir la visión, se puede realizar un trasplante de córnea. Estos pacientes necesitarán después gafas o lentes para corregir la visión.

Por lo tanto, debemos recordar, que lo más importante es una evaluación de rutina anual con su oftalmólogo de confianza, para así detectar el queratocono en sus etapas iniciales. Esto permitiría detener su progresión y evitar complicaciones.

Regresar
Visión Integral es una clínica oftalmológica privada ubicada en la ciudad de Guatemala. Somos un equipo de 9 especialistas graduados de las mejores Universidades de Guatemala, Estados Unidos y Canadá que trabajamos juntos desde 1987. Valoramos sobretodo su salud integral.

contáctenos

ATENCIÓN: La información publicada aquí no tiene el propósito de reemplazar el diagnóstico, tratamiento o consejo de un médico profesional. Usted siempre debe consultar a un profesional de la salud con las preguntas específicas sobre alguna condición médica.