Llamar al: (502) 2205-0050

atención 8 a.m. a 6 p.m.

5923-3825

Servicio disponible 24 horas

CIRUGÍA DE RETINA Y VÍTREO

El objetivo de la cirugía para condiciones que involucran a la retina, vítreo y mácula, es estabilizar la agudeza visual, recuperar el mayor porcentaje de visión útil y en algunos casos prevenir la pérdida anatómica del globo ocular.

Es necesario decir que la cirugía de retina y vítreo es sólo una de las opciones en el tratamiento y puede ser utilizada con una combinación de otras terapias que puedan ayudar en el objetivo de estabilizar la visión. La elección del tratamiento se deberá individualizar para cada caso.

La vitrectomía es una cirugía para eliminar el vítreo patológico, alterado, que está causando la pérdida de la visión. Usando un complejo aparato, de altísima precisión, pero de un fino calibre que se introduce al ojo: se corta, aspira y se remueve todo el tejido vítreo afectado, liberando la retina y restableciendo el medio transparente, que permite la recuperación de la visión. En algunos casos más complejos, el vítreo removido se substituye temporalmente por un gas especial o aceite de silicón que proveen de un soporte interno a la retina, mientras se estabiliza, en el período post-operatorio. En algunos casos se requiere de un posicionamiento especial, para lograr el soporte interno que mencionábamos. Usualmente la recuperación visual es progresiva después de la cirugía.

La vitrectomía es una cirugía mayor del ojo, se requiere de médicos especializados en este tipo de intervenciones. También el equipo necesario es de altísima precisión. Se realiza bajo anestesia local y el paciente puede irse a su casa, inmediatamente después de la operación. La vitrectomía sola o asociada con otros procedimientos es un recurso que cada vez toma un lugar prominente para resolver casos más avanzados de retinopatía diabética y otras afecciones de la retina y el vitreo.

En Visión Integral hemos tenido éxito al asociar la vitrectomía con la cirugía del segmento anterior, involucrando a los dos retinólogos y un especialista de catarata, cada uno experto en su campo. Los resultados obtenidos hasta la fecha han sido muy optimistas y nos han motivado a mantener esta propuesta para nuestros pacientes, en aquellos casos que se justifique.