Llamar al: (502) 2205-0050

atención 8 a.m. a 6 p.m.

5923-3825

Servicio disponible 24 horas

¿Falso o Verdadero? Creencias populares en oftalmología

Por Dra. Ana Raquel Hernández Cospín
Oftalmóloga Pediatra de Visión Integral

 

Una creencia es un estado mental en el que la persona toma como verdadero el conocimiento o la experiencia sobre algún suceso. Se da “por sentado” o “por cierto” sin que se tenga evidencia de que sea así. La creencia es un conocimiento que se transmite de boca en boca y se va “validando” porque lo dijo una autoridad, como la abuelita o la tía o la señora que siempre nos cuida.

 

Sobre esta base se han ido desarrollando una serie de afirmaciones falsas sobre el cuidado de los ojos. Vamos a revisar algunas de estas creencias falsas sobre los ojos.

 

  • Creencia: Ver televisión de cerca daña los ojos.

Aclaración: Falso. Acercarse a la televisión es una conducta muy frecuente en los niños. La realidad es que esto puede ser un signo de que la persona no está viendo bien y es por eso que necesita acercarse al aparato. No es que la televisión le cause daño a su vista sino que antes de hacerlo, no veía bien. La televisión no afecta los ojos solo por el hecho de acercarse a ella.

 

  • Creencia: Si no usa los anteojos, le va a aumentar la graduación.

Aclaración: Falso. La graduación de los lentes está definida por las condiciones del tamaño y la forma del globo ocular que viene determinado genéticamente. El uso de los anteojos permite que la persona pueda ver bien, a pesar, de tener miopía, hipermetropía y/o astigmatismo. Si no los usa, puede que desarrolle ambliopía pero no es la causa de un aumento de la graduación. La graduación de los lentes es sólo consecuencia de la información genética que tenga el paciente independientemente que los use o no.

 

  • Creencia: El jugo de limón, lima, tomate y/o la leche materna curan la conjuntivitis.


Aclaración: Falso. No porque algo sea natural es necesariamente bueno para sus ojos. El utilizar substancias como el jugo de limón o jugo de tomate pueden provocar cambios en el pH de la conjuntiva y causar quemaduras químicas en la superficie del ojo. Además, éstas sustancias no están estériles y pueden provocarse infecciones por hongos y otras bacterias resistentes a tratamientos médicos. La leche materna es un alimento maravilloso para los neonatos, pero no es antibiótico.  La leche materna está diseñada para ingerirse y digerirse pero no para tratar infecciones.

 

  • Creencia: Es malo leer con poca luz porque se “gastan” los ojos.


Aclaración: Falso. Nosotros usamos los ojos constantemente, en condiciones de mucha o poca luz.  El ojo es capaz de adaptarse a condiciones de diferente iluminación con el uso de diferentes células en su retina (conos y bastones). Al ojo le da lo mismo ver con luz o sin luz porque es capaz de adaptarse y compensar los cambios de iluminación. En épocas antiguas, cuando no existía la luz eléctrica, las personas leían a la luz de las velas y no por eso se les arruinaban los ojos.

Siempre se recomienda una buena iluminación para leer pero es para que la lectura sea cómoda, placentera y que no produzca cansancio. No es porque se dañe la vista al leer con poca luz.

 

  • Creencia: Usar los lentes de otros te daña la vista.

 

Aclaración: Falso. Los lentes son algo externo que no modifica el tamaño y la forma de los ojos. Si una persona usa lentes que no tienen su graduación, lo más que sucede, es que va a ver mal,   le puede doler la cabeza, pero no le afecta su visión permanentemente.

 

  • Creencia: Se pueden usar los lentes de contacto hasta 30 días sin quitárselos.


Aclaración: Falso. El lente de contacto se coloca sobre la córnea y esto limita la oxigenación del tejido. Se debe dar descanso a los ojos del uso de lente de contacto, pues en realidad, es un cuerpo extraño dentro del ojo. Dejar los lentes durante la noche puede causar muchos problemas, por lo que se recomienda usarlos durante 6-8 horas al día y siempre retirarlos en la noche. Esto se aplica para todo tipo de los lentes de contacto incluso cuando la publicidad diga lo contrario.

 

  • Creencia: Comer zanahoria hará que ya no necesite los lentes.

 

Alcaración: Falso. La zanahoria es un alimento rico en vitamina A. La vitamina A ayuda en muchos procesos retinianos de la visión pero también son necesarias otras substancias. Es recomendable una buena nutrición con abundantes vegetales y frutas frescas que aportan vitaminas, minerales y oligoelementos que ayudan a la prevención de enfermedades oculares. La vitamina A no es capaz de cambiar la forma del ojo que es la razón principal de la necesidad de lentes graduados.

 

  • Creencia: Los embarazos causan un aumento de la graduación.

 

Aclaración: Falso. Sabemos que durante el embarazo, son muchos los cambios físicos que llevan los cuerpos de las mujeres. Puede haber cambios en la graduación de las pacientes embarazadas, pero son transitorios y los ojo regresan a su estado de pre-embarazo al  terminar la lactancia. Si se da un cambio permanente en la graduación de los anteojos es porque este cambio se iba a dar independientemente del embarazo. Usualmente el cambio permanente en la graduación ocurre en mujeres muy jóvenes quienes aún están en crecimiento y aún se está terminando de establecer el tamaño y forma de sus ojos.

 

Todas las creencias son muy populares pero esto no las hace verdaderas. Lo mejor es consultar a su oftalmólogo.

Regresar
Visión Integral es una clínica oftalmológica privada ubicada en la ciudad de Guatemala. Somos un equipo de 9 especialistas graduados de las mejores Universidades de Guatemala, Estados Unidos y Canadá que trabajamos juntos desde 1987. Valoramos sobretodo su salud integral.

contáctenos

ATENCIÓN: La información publicada aquí no tiene el propósito de reemplazar el diagnóstico, tratamiento o consejo de un médico profesional. Usted siempre debe consultar a un profesional de la salud con las preguntas específicas sobre alguna condición médica.